sábado

DATOS SOBRE LA ALAMEDA DE OSUNA Y EL PARQUE DE “EL CAPRICHO”

DATOS SOBRE LA ALAMEDA DE OSUNA 
Y EL PARQUE DE “EL CAPRICHO”

Ricardo Hernández Megías
Agosto, 2015

LA ALAMEDA, PUEBLO DE ESPAÑA.- El 13 de Agosto de 1843, según deja constancia MADOZ en sus Viajes por España, la Alameda de Osuna era Villa de la provincia de Madrid y allí tenía su Administración de Rentas. Dista la villa de la del Oso y el Madroño dos leguas y en lo eclesiástico pertenecía al Arzobispado y Primado de las Españas: Toledo.

         Sigue diciendo MADOZ que: La Villa está situada en un llano, a la izquierda del camino que conduce de Madrid a Zaragoza, atravesada por su parte sur por una Cañada Real de merinas, con un descanso propiedad estatal entre arboleda de pinos, junto al camino que va a la Villa de Barajas. Es terreno llano, de bueno calidad y feraz, con abundancia de riegos. Corre por su derecha el arroyo llamado “el Vaillo” y el lugar está combatido por fuertes rachas de vientos del N. E., son duras y fuertes escarchas.


El palacio de los Duques de Osuna en el Parque de “El Capricho”


         El clima poco sano por la humedad y el no cuidado que recogen las corrientes del barranco denominado “la Coloma”, que vertiendo hacia el pueblo ocasiona frecuentes terciana y otras enfermedades, sobre todo del vientre, por las aguas infectas que por acá corren.

         La villa está compuesta de veinticuatro casas, incluido el Palacio de los Excmos. Sres. Duques de Osuna, a más de casas de oficios del mismo Palacio y una iglesia Parroquial, patrocinada por los Sres. Duques y bajo la advocación de la filósofa y mártir Santa Catalina. Iglesia para servidores de Palacio, anexa de la Colegial de San Pedro de Barajas de Toledo, cuyo señor párroco deberá proponer con los Sres. Duques, el Vicario que en dicha iglesia ejerza la cura de las almas.

         Hay muchas y abundantes aguas salitres para el surtido del vecindario. Las de los referidos arroyo y barranco de la Coloma, son menos sanas y sirven solo para riegos de las huertas y heredades, saciando la sed del ganado de los Sres. Duques y los contados de los aparceros y servidumbre.

         La producción que en las tierras del lugar se tiene es trigo, cebada, coles y frutas, lino y legumbres muy apetitosas. Los viñedos y olivares son dos productos de los Sres. Duques, así como lo extensos pinares, otorgándose a los vecinos la recogida de la leña y piñas secas.

         La población, en el año y día de la fecha, es de treinta familias, y sus almas, ciento dos.

         Hasta aquí, los breves datos que hemos recogido del viaje de Madoz, referente a la Villa de La Alameda.

         EL PALACIO DE LOS OSUNA.- (Datos recogidos del Archivo Municipal de Madrid y de trabajos sueltos cedidos por el Excmo. Ayuntamiento de la Villa de Barajas)

         En el centro de la citada anteriormente Alameda, se encuentran los jardines y la casa de recreo de los Señores Duques de Osuna, llamada por el vulgo de entonces “Capricho”, porque capricho fue de los Osuna, y muy costosa su construcción, todo hay que decirlo y señalarlo.

         La finca es un polígono irregular, de unas 18 hectáreas, a la que se llega por un largo camino flanqueado de cipreses, llamado El Ramal, y aunque hoy muy reformado y falto de sus mejores árboles, perfectamente visible desde su arranque por la vía de servicio de la carretera N–II, a la altura del Metro de Canillejas, donde todavía se pueden ver las dos antiguas garitas de vigilancia.


         Una hermosa puerta de hierro forjado por buenos profesionales da acceso a la finca. Y dentro de ella, dos cosas a destacar: la arboleda, y las construcciones. Ambas tienen su historia y también su leyenda.

Seguir leyendo ====>>>

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las entradas mas visitadas la última semana